Las decisiones informativas: una mesa redonda

El pasado jueves, 11 de enero, asistí como invitado a una mesa redonda organizada por la Escuela Abierta de Ciudadanía del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Debatí con otros tres profesionales de medios locales de Vitoria: Eva Domaica, de la Cadena SER, Ignacio Gatón, del digital Gasteiz Hoy e Itsaso Estarrona, del semanal en euskera Alea. El tema estaba anunciado como un debate sobre la formación de la opinión pública por parte de los medios, y ahí estuvimos tratando de explicar cómo hacemos nuestro trabajo y cómo tomamos las decisiones que luego se traducen en las coberturas informativas de los diferentes asuntos en nuestros respectivos medios. En este hilo de twitter hay un pequeño resumen.

En mi caso, conté cómo es el someramente el proceso, que abarca desde la elaboración de las previsiones informativas y el reparto de tareas entre el plantel de periodistas disponibles, lo que hacemos la noche anterior, hasta cómo esas previsiones suelen saltar por los aires en cualquier momento del día cuando la noticia surge, y en función de la importancia de ésta. Hay días en que las previsiones se desbaratan desde primera hora. Otros en los que se cumplen a rajatabla y otros, los más, en los que hay ir tomando decisiones para hacer compatibles los dos planes, el previsto y el imprevisto. Lo interesante de este trabajo es, también, que nunca sabes lo que va a pasar y que por ello cada día es diferente.

No sé hasta qué punto le interesa al lector o usuario de un medio de comunicación saber cómo se adoptan las decisiones informativas, qué se cubre, qué no o qué relevancia se da a un tema concreto. Desde luego, se hace con mucha más honestidad de lo que algunos presuponen, a tenor de los comentarios que muy a menudo trasladan. No mandan los anunciantes, ni nuestra supuesta querencia o animadversión hacia un partido u otro, ni nuestros prejuicios personales, ni nos llegan por la mañana oscuras órdenes de anónimos personajes que supuestamente nos marcan la agenda en función de los intereses de la junta de accionistas de turno. Nada de eso, al menos bajo mi experiencia, que es de lo que puedo responder. Al contrario, tomamos las decisiones de acuerdo a lo que creemos que pueden ser los intereses de nuestros lectores, y también con un objetivo egoísta en nuestro propio interés: hacer el mejor producto para convencer a nuestro lector de que sigue mereciendo la pena serlo. Eso es todo. Muchos prefieren creer en conspiraciones. Lamento defraudarles.

 

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer