Beaujolais, la locura por el vino joven

  • Francia recibe con celebraciones por todo el país el primer vino del año, elaborado en apenas unas semanas después de la vendimia y que cada vez más se exporta a España, aunque de momento no ha calado del todo

  • beaujolais
    “Le Beaujolais nouveau est arrivé!”. ¡Ha llegado el nuevo Beaujolais (pronúnciese bo-yo-lé, más o menos)! Hasta hace unos años éste era el lema que presidía una jornada como la de este jueves, la fecha oficial de lanzamiento de uno de los vinos más jovenes de Europa, de los primeros en abandonar las bodegas tras la reciente vendimia y salir al mercado. El Beaujolais nouveau es un caldo elaborado en apenas unas semanas, las suficientes para cosecharlo, provocar su rápida fermentación y embotellarlo a marchas forzadas para poner en el mercado unos 35 millones de botellas de forma simultánea, en un evento de marketing que invade toda Francia y que se ha exportado con cierto éxito a Japón (primer país importador), Estados Unidos y Alemania. En España, donde nuestros vinos jóvenes suelen ser quizá algo más tardíos, pero también mejores en calidad, aún se trata de una curiosidad publicitaria que no se ha convertido en tendencia. Hemos asumido ya Halloween y el Black Friday, pero aún nos resistimos al Beaujolais Nouveau.

    En Francia, sin embargo, el día que llega el nuevo vino de la región al norte de Lyon se ha convertido en una fecha marcada en rojo en el calendario. Los amigos quedan, cenan, abren botellas, se lo pasan bien, se emborrachan. Lo hacen desde hace décadas. Cuenta la historia que el Beaujolais joven es un vino de año que ya se elaboraba de forma inmediata para celebrar el final de la vendimia, pero sin ninguna repercusión más allá de la región originaria hasta la Segunda Guerra Mundial. A partir de los 50, se estableció el 15 de noviembre como fecha de comercialización para este tipo de vino y a partir de ahí mentes inquietas como la del ‘negociant’ vinícola Georges Duboef (uno de los principales productores en la actualidad) comenzaron a convertir el ‘nouveau’ en un gran evento de marketing para dar salida a todo ese vino barato y precoz. Se ideó una carrera para ver quién era capaz de presentar en París las primeras botellas, lo que acabó convirtiéndose en un acontecimiento nacional. En los 80, la tradición se extendió a países limítrofes y en los 90 saltó a Asia, su principal mercado actual. En 1985, la fecha de lanzamiento se estableció el tercer jueves de noviembre, para aprovechar el marketing durante todo el fin de semana.

    Beaujolais, la locura por el vino joven

    Y así sucumbió Francia al más joven Beaujolais, una región que sin embargo también ofrece vinos de crianza más complicados y de buena calidad. Porque el ‘nouveau’, las cosas como son, es un vino de escaso interés enológico, cuya principal característica es precisamente esa juventud e inmediatez en su consumo. Es frutal, con aromas de frambuesa, pera y plátano, de color púrpura y que se ha de servir fresquito. No conviene esperar mucho para beberlo y es probable que alcance su mejor momento al principio del invierno, con unas semanas de reposo en botella. Pero no mucho más allá. Su simpleza, derivada de este proceso exprés al que se somete a la uva, de variedad gamay propia de la región, provoca a menudo el desdén de los amantes del buen vino. Es un infanticidio, dicen unos. Es como comer masa de galletas, dicen otros. En las capitales vascas no es fácil encontrarlos. En El Rincón del Vino, en la calle Euskalduna de Bilbao, tendrán las primeras botellas en unos quince días, informan en la tienda. En otras vinotecas consultadas ni siquiera tienen previsto tenerlo.

    El primero en España, ya en la calle

    En España hay un buen mercado de vino de año, con marcas que también tratan de poner en el mercado el vino más joven lo antes posible y que, en ocasiones, se jactan de ello, como las bodegas Casado Morales, de Rioja Alavesa, que lanzan en noviembre su tinto Nobleza y presumen de ser los primeros de la denominación. El Primero de Fariña, de DO Toro, también es uno de los más rápidos. Lo hace 45 días después de la vendimia. El de esta cosecha 2014, de hecho, ya está disponible. Carreras al margen, y con lanzamientos más centrados en diciembre o enero, incluso más allá de esas fechas, en España se elaboran excelentes vinos de año, también llamados cosecheros, por lo general mediante el método de maceración carbónica. Los que llevan el sello de Baigorri, Remírez de Ganuza (Erre punto), Luberri, Arabarte, Luis Alegre, Ostatu o Muga (Eneas) son algunos ‘rioja’ de los que nunca fallan, y a una relación calidad/precio excepcional.

    Pubiqué este artículo originariamente en elcorreo.com el 20 de noviembre de 2014

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer