Ningún viernes sin vino. Hoy, un pinot noir

Seguro que recordáis este diálogo entre Miles (Paul Giamatti) y Maya (Virginia Madsen). Es de la película Entre Copas (Sideways), una de las grandes películas en torno al vino que se han hecho en Estados Unidos. No lo he encontrado en castellano, así que requiere un pequeño conocimiento de inglés.

En este blog he encontrado la transcripción bilingüe:

Maya: “Why are you so into pinot? It’s like a thing with you.”

(¿Por qué te gusta tanto la pinot? Es como una obsesión para ti.)

Miles: “I don’t know. It’s a hard grape to grow. As you know, it’s thin-skinned, temperamental, ripens early. It’s not a survivor like cabernet that can grow anywhere and thrive even when it’s neglected. Pinot needs constant care and attention and in fact can only grow in specific little tucked-away corners of the world. And only the most patient and nurturing growers can do it really, can tap into pinot’s most fragile, delicate qualities. Only when someone has taken the time to truly understand its potential can pinot be coaxed into its fullest expression. And when that happens, its flavors are the most haunting and brilliant and subtle and thrilling and ancient on the planet.”

(… Bueno, no sé, es una uva difícil de cultivar. Como tu sabes, es de cáscara delgada, temperamental, madura temprano; no es una superviviente como la cabernet que puede crecer donde sea aún cuando es descuidada. La pinot necesita de constante cuidado y atención, y de hecho solo puede crecer en pequeños rincones muy específicos y alejados en el planeta. Y solo los mas pacientes y cuidadosos viñadores pueden sacar las más frágiles y delicadas cualidades. Solo cuando alguien se toma el tiempo de verdaderamente entender su potencial, puede la pinot lograr su mas completa expresión. Y cuando eso pasa, su sabor es el más buscado, brillante, sutil, excitante y antiguo del planeta.)

Después Miles le devuelve la pregunta, de “¿como te metiste en esto del vino, y porqué?”; y Maya le contesta con lo que los amantes del vino consideran como “Uno de los diálogos mas sensuales acerca del vino en una película” :

Maya:

“I like to think about the life of wine; how it’s a living thing. I like to think about what was going on the year the grapess were growing: How the sun was shining, if it rained… I like to think about all the people who tended and picked the grapes and, if it’s an old wine, how many of them must be dead by now. I like how wine continues to evolve–like, if I open a bottle of wine today it will taste different than if I opened it on any other day, because a bottle of wine is actually alive and it’s constantly evolving and gaining complexity. That is until it peaks, like your ’61. And then it begins its steady, inevitable decline. And it tastes so fucking good…”

(Me gusta pensar en la vida del vino. En cómo es una cosa viva. Me gusta pensar en lo qué estaba pasando durante el año que crecieron las uvas, en cómo brillaba el sol, si llovió… Me gusta pensar en toda la gente que atendió y cosechó las uvas, y si es un vino viejo, en cuántas de esas personas deben estar muertas ahora. Me gusta cómo el vino continúa evolucionando. Si abro una botella de vino hoy sabe diferente que si la abriera cualquier otro día, porque una botella de vino está de hecho viva y está evolucionando constantemente y adquiriendo complejidad, hasta que llega a su mejor punto, como tu vino del 61, y luego empieza su continuo e inevitable deterioro. Y sabe tan cabronamente rico.)

Y así, con una exitosa película y un sensual diálogo, la pinot noir irrumpió en un mundo dominado por uvas menos complejas, más adaptativas, más gustosas, más fáciles de beber. En Estados Unidos, donde esto de las modas lo llevan más a rajatabla, las ventas de vinos de pinot noir crecieron de forma notable en el momento de mayor apogeo de la película, que fue nominada a los Oscar en 2004. Así lo narraba entonces un periodista de la agencia Reuters: “La gente viene y pregunta directamente: ‘¿Dónde está el pinot noir?'”, afirma Steve Villani, gerente de la tienda especializada Columbus Circle Liquors, en Manhattan. “Al cabo de un tiempo empezamos a preguntar a los clientes si han visto la película; suelen reírse y decir que sí”.

Y… ¿dónde está el pinot noir en España? Pues no en muchos lugares, la verdad, porque no es precisamente una uva muy popular en nuestro país. La pinot noir es, en esencia, la uva de los grandes Borgoñas, que en climas fríos desarrollan vinos únicos caracterizados por el color rojo rubí de capa media. Es una uva de enorme prestigio, pero muy mal adaptada a las condiciones climáticas españolas. No hay una gran variedad de buenos pinot noir con sello nacional, pero los críticos citan algunas botellas interesantes. Por ejemplo, los experimentos de Raúl Pérez con Forjas del Salnés en Galicia, de donde salió un Goliardo Pinot Nior 2010 muy bien valorado por los expertos, lo mismo que el Mas Borras de la familia Torres en el Penedés, una de las regiones donde más se trabaja esta uca. Procedente de California, pero con sangre española, los pinots de Marimar Estate como este La Masía también son buenas recomendaciones.pinot-noir

En casa hemos probado este viernes Castillo de Monjardín Pinot Noir 2012 (Castillo de Monjardín), un ligero pinot de la Denominación de Origen Navarra sutil y afrutado, que ha gustado bastante.  Se trata de un vino de precio bajo, en torno a 7,50 euros, que procede de viñas viejas, de 30 años, de la finca El Cerezo, a unos 650 metros de altitud.  Llegó con 9 meses de barrica y un paso por boca suave y elegante, ambas características que uno espera de la delicada pinot. Es un vino fresco, fácil de beber y que no resulta agresivo para comidas ligeras, incluso pescados y comidas de verano. En nariz desarrolla aromas de vainilla y cacao, entre otros. Buena RCP.

Lo puntuamos con un 7/10.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer