El top 100 de Wine Spectator 2014

  •  La lista anual de la influyente publicación Wine Spectator consagra en el primer puesto nacional al rioja Viña Ardanza y apuesta por bodegas clásicas

Listas de vinos hay muchas y todas opinables y criticables. Pero hay algunas con mayor influencia que otras, quizá por su sostenimiento en el tiempo, por lo acreditado de su elección o porque coincide con los gustos de un espectro mayoritario de los entendidos. Entre ellas, hay una que acaba de hacerse pública y que es referencia para muchos aficionados de todo el mundo, la que firma la revista especializada Wine Spectator, con 26 ediciones a sus espaldas, pues se publica anualmente de forma ininterrumpida desde 1988. La lista está basada no solo en la calidad determinada por sus catadores sino también en relación con el precio de la botella y su disponibilidad, lo que le convierte en una fuente útil a la hora de tomar decisiones por parte del consumidor, ya que quedan fuera las rarezas inaccesibles que podrían colmatar un listado elaborado exclusivamente en atención a la calidad del vino.vinos-dentro1

En la edición 2014, Wine Spectator muestra una delicada preferencia por los vinos clásicos de rioja en su selección de vinos españoles. Aparecen ocho referencias, cuatro de esta denominación de origen, todas de bodegas centenarias (La Rioja Alta, Montecillo, Cvne y Marqués de Murrieta); un vino de la Tierra de Castilla y León (Abadia Retuerta), un mencía del Bierzo (Godalia), un cabernet sauvignon del pago de la familia Falcó en Toledo y un manzanilla de Sanlúcar (Solear). Ningún ribera en la lista, lo cual no deja de sorprender en una selección de corte tan clásico. Y por si se lo preguntan, el top 100 es un Oporto, el Dow’s Vintage 2011. Estos son los vinos españoles, por orden de aparición.

Puesto 34. Viña Ardanza 2005 (La Rioja Alta). Rioja. 19,50 euros

La Rioja Alta, una bodega a punto de cumplir 125 años, es una de las enseñas clásicas de Rioja. Este Viña Ardanza es, igualmente, uno de sus vinos más populares. Procede de la finca homónima, dedicada a Alfredo Ardanza, uno de los fundadores de la empresa en 1890 y propietario de Bodegas Ardanza, que en 1904 fusionó con la anterior. De esas dos fechas clave en el devenir de la enseña nacieron dos vinos imprescindibles dentro del panorama tradicional del rioja, que siguen dando muchas alegrías a sus elaboradores: los grandes reservas 890 y 904.

Viña Ardanza, el vino español mejor colocado en la lista de Wine Spectator, es un 80% tempranillo y 20% Garnacha de uvas propias, estas últimas de Tudelilla, en la Rioja Baja. Presenta un tono rojo rubí, cubierto, de capa media alta con borde naranja. Un aroma vivaz, limpio e intenso y buena estructura en la boca, equilibrado en acidez y alcohol. Una gran apuesta por ese precio medio que ronda los 20 euros por botella.

Puesto 50. Selección Especial (Abadía Retuerta). Vinos de la Tierra de Castilla y León. 19 euros

El el vino de Abadía Retuerta más conocido mundialmente. Producido a partir de la selección de las mejores uvas de cada uno de sus pagos, combina la riqueza del tempranillo y la elegancia del cabernet sauvignon con la redondez de la Merlot. Es un coupage 75% Tempranillo, 15% Cabernet Sauvignon y 10% Syrah. De color rojo oscuro, nariz limpia, compleja y fresca, de entrada tiene un intenso toque frutal, principalmente de frutos rojos. Envejecido entre 16 y 22 meses en barricas de roble francés y americano, la madera le aporta notas de cedro y torrefactos. La entrada en boca es amable pero firme. Sabroso. Se elaboraron 1.640 barricas repartidas en 458.000 botellas y 15.000 mágnum.

Puesto 62. Viña Cumbrero Crianza (Bodegas Montecillo). Rioja. 7 euros, aprox.

Fundadas en 1874 en la Rioja Alta, Bodegas Montecillo es una de las bodegas centenarias que empezó en la segunda mitad del XIX a elaborar vinos de prestigio en esta Denominación de Origen. La bodega fue adquirida por el Grupo Osborne en 1973, fecha en la que acometió fuertes inversiones encaminadas a incorporar los últimos adelantos técnicos en el proceso de elaboración sin perder su carácter centenario. Viña Cumbrero se lanzó en 2007. A día de hoy es la séptima marca más vendida en la categoría de crianza, con una evolución dinámica y ascendente, sostiene la firma. Más de la mitad de la producción de esta bodega se destina a la exportación, principalmente a países como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega y Canadá. El Viña Cumbrero es un vino de color rojo granate, limpio y brillante. 100% tempranillo. Elegante estructura y buena acidez. 12 meses en barricas de roble americano.

Puesto 64. Monopole 2013 (Cvne) Rioja. 5 euros

Otra bodega clásica de rioja representada en la lista de Wine Spectator con un vino de precio bajo, apenas cinco euros en tienda. Este blanco de Cvne es uno de los más clásicos y de mejor relación calidad precio del mercado. Es un blanco elaborado a partir de la variedad de uva viura, la más típica de Rioja. Tras un suave prensado se obtiene el mosto flor. La fermentación se realiza en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada, lo que facilita la extracción y conservación de los aromas primarios, frutales y florales, propios de la variedad.

Presenta un suave color amarillo verdoso y un aroma fresco, a flores de primavera y frutas. Es un acompañante perfecto para entrantes, aperitivos, pescados y mariscos.

Seis vinos españoles de menos de 20 euros, entre los 100 mejores del mundo

Puesto 68. Godelia Mencía 2010. Bierzo. 10 euros, aprox.

Frente a los mencías de renombre como los elaborados por Raúl Pérez en la zona de Ponferrada, Wine Spectator elige para su lista un crianza de apenas 10 euros en tienda de la bodega Godelia, de Cacabelos (León), 100% de esta variedad autóctona y que ya es una valor al alza en la enología mundial. Este crianza es según sus autores un vino de gran personalidad cuya nariz es compleja y elegante y a la vez concentrada. En la boca es suave, elegante y tiene unos taninos dulces y amables. “Perfecta expresión de la mencía y el terroir del Bierzo”, prometen. Exhibirá sus virtudes a lo largo de los próximos 10 años.

Puesto 79. Cabernet Sauvignon 2010 (Marqués de Griñón) Dominio de Valdepusa. 25 euros aprox.

El Marqués de Griñón Cabernet Sauvignon es un vino pionero por ser la cabernet sauvignon la primera variedad plantada por Carlos Falcó en sus fincas de Malpica de Tajo (Toledo), el primer pago reconocido en España. También fue el primer viñedo del mundo en el que se aplicó riego por goteo como factor de calidad, evitando la sobremaduración de sus uvas y logrando una frescura y acidez naturales. Es uno de los monovarietales elaborados en el pago, al que se suman los de Petit Verdot y Syrah.

Es un vino color rojo rubí de capa alta. Intenso aroma a fruta roja de bosque y a especias, canela, tabaco, chocolate. Estructurado y potente en boca. Especiado, fruta madura. Gran acompañamiento para carnes rojas, cordero y quesos.

Puesto 84. Castillo de Ygay Gran Reserva Especial 2005 (Marqués de Murrieta). Rioja. 60 euros, aprox.

Marqués de Murrieta es otra de las etiquetas centenarias de Rioja, icono de los Grandes Reservas, de rotunda calidad y elegancia. Elaborado exclusivamente en las añadas excelentes de los mejores viñedos, se presenta en el mercado tras dos años y medio de crianza en barrica de roble americano y roble francés y tres años de crianza en botella, cargado de renovada profundidad, complejidad y viveza.

El Castillo de Ygay, instalaciones recientemente remodeladas tras una reconstrucción millonaria, es una leyenda viva de Rioja que ha sabido mantenerse a lo largo de tres siglos (el XIX, el XX y este XXI) y que parece destinado a romper moldes por su sorprendente viveza. En nariz despliega una intensidad aromática que seduce por sus frutas rojas, notas florales, a trufa, incienso y toques especiados. En la boca es una caricia de textura satinada. Un gran reserva que luce músculo, elegante bouquet, intensidad frutal y un equilibrio impecables. Su coupage es 89% tempranillo y 11% mazuelo. Ya recibió 96 puntos Parker, que lo calificó como mejor Gran Reserva 2005 de Rioja. “Clásico entre los clásicos”, dijo Luis Gutiérrez , catador en España del crítico americano, “vuelve a lo más alto con la excelente añada 2005. Muestra una armonía que tan solo los grandes vinos tienen. Largo final y elegante. Me encantó la sensación de seriedad y austeridad que desprende. Se trata de un gran vino de guarda (…) un Gran Reserva marcado por la Mazuelo que debería otorgarle una gran capacidad de envejecimiento. Una gran relación calidad precio para un vino de este nivel”.

Puesto 95. Solear Manzanilla (Antonio Barbadillo) Sanlúcar de Barrameda. 8 euros aprox.

La historia de la bodega Antonio Barbadillo se remonta a 1821, año en el que empezó a elaborar manzanilla. Desde entonces, la firma no ha dejado de evolucionar buscando siempre vinos que sorprendan y dejen huella, sean manzanillas, jereces, brandies o vinos de la Tierra de Cádiz. Con 500 hectáreas de viñedo propio, 16 bodegas de crianza en Sanlúcar de Barrameda y una planta de vinificación de uvas blancas y tintas, Bodegas Barbadillo es una de las mayores bodegas del Marco de Jerez.

La Solear es una de las manzanillas con mayor crianza del mercado. Sus años bajo el velo de flor le aportan matices increíbles. Es una manzanilla con carácter, llena de elegancia y finura. Presenta un color amarillo pálido con bonitos reflejos, muy brillante e intenso. Franco al olfato, con intensidad y finura que da la prolongada crianza, con toques salinos y yodados. Extraordinariamente seco al paladar pero suave y armonioso al postgusto, sútil, salino, con sabor muy persistente. El maridaje puede ser el tradicional (langostinos, jamón) o más innovador, acompañando al vino con platos ácidos o fuertes de vinagre.

Publiqué este artículo originariamente en elcorreo.com el 18 de noviembre de 2014.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer