Útiles para cocinillas 2.0

Hoy he publicado en elcorreo.com este reportaje que elaboré para el suplemento de gastronomía Sukaldean. La foto la hizo Iosu Onandia y contamos con la colaboración de Iñaki Moya, el jefe de cocina del Restaurante Ikea de Vitoria.

[dropcap]C[/dropcap]omo en muchos otros órdenes de la vida, en la cocina también es fundamental dominar lo básico antes de aventurarse a empresas mayores. Piense en los idiomas, por ejemplo. O en su propio trabajo. Sólo cuando se tiene total control sobre lo esencial se puede destacar realmente en cuestiones más complejas. Ante los fogones, el dominio de lo elemental no solo es recomendable, sino que también es indispensable para poder aspirar a cotas más elevadas de dificultad en los platos y creaciones domésticas. Una paella, un pil-pil, una vizcaína, un buen sofrito multiusos… son preparaciones que, de dominarlas, le abrirán un mundo y le permitirán pasar de las ligas regionales a la primera división.

Pero hay todavía un paso más allá. ¿Quiere clasificarse para la Champions y jugar los miércoles en los mejores estadios del continente? Pues eso requiere del dominio de otra serie de técnicas que, bien utilizadas y en su medida adecuada, dejarán boquiabiertos a sus comensales. Una tortilla de patatas está bien; un “champ” irlandés demostrará que conoce otras recetas con el tubérculo pero… ¿y una brocheta de pulpo con espuma de patata y aceite de pimentón? Eso, amigo, le colocará a ojos de sus invitados a la altura de un chef estrellado por la Michelin. Es genial ser Arguiñano, pero también apetece convertirse en Arzak en algunas ocasiones.

Y no es tan complicado. Los chefs profesionales se sirven de un buen ramillete de utensilios para hacer más fácil eso que puede parecerle imposible, útiles que se venden en tiendas especializadas físicas o por internet y que les ayudan en ese trabajo más sofisticado. En algunos de los casos, los ‘gadgets’ son tan caros que están fuera del alcance del cocinillas doméstico, como ocurre con aquellos necesarios para manipular nitrógeno líquido (que permite cocinar a temperaturas bajísimas), y que además pueden ser peligrosos si no se tiene la preparación adecuada para manejarlos. Pero otros, como el sifón que se precisa para la espuma de patata del ejemplo anterior, son de coste muy aceptable y le prometen espectaculares resultados. Incluso parecen un buen regalo para estas Navidades si tiene en casa un cocinero con ganas de dar el salto. [seguir leyendo en elcorreo.com]

[author image=”http://aitoralonso.com/wp-content/uploads/2013/12/perfiltwitter2014-300-300.jpg” ]Aitor Alonso es periodista, redactor en El Correo y editor web en elcorreo.com[follow id=”aitor_alonso” ][/author]

[starlist][/starlist]

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer